Gas argentino a Brasil a la vuelta de la esquina

Alvaro Ríos.

La realidad de llevar gas argentino a Brasil ya la venimos planteando hace muchos años atrás en entregas y reportajes desde 2020/2021. Bueno, ahora la realidad nos dice que esta necesidad está a la vuelta de la esquina. El debate está ya sobre la mesa. Recientemente se han manifestado en el evento de CERA WEEK una serie de autoridades y empresas de Argentina y Brasil porque existe demanda y ferta regional que es más económica, competitiva y hay infraestructura existente.

El mercado de gas en Brasil necesita gas competitivo, especialmente del tipo firme para su sector industrial. Los precios son bastante elevados lo que hace a la industria brasileña no competitiva en su mercado interno y sus exportaciones.

Un usuario industrial promedio en EEUU paga de 3 a 5 $us/MMBTU, en varios países de Europa (con gas importado) entre 10 a 14 $us/MMBTU y paradójicamente en Brasil un usuario industrial paga entre 18 a 20 $us/MMBTU.
Como todos conocemos, la capacidad de producción de gas de Bolivia está en franca declinación y esta oferta competitiva firme que se tenía es cada vez menor.

Los usuarios brasileños tienen la opción de gas de Presal. Este es un gas casi siempre asociado al petróleo, que se lo necesita reinyectar para producir petróleo, muchas veces con elevado contenido de CO2. La producción está muy lejos de la costa y se necesitan fuertes nuevas inversiones (Capex) y con elevados costos operativos (OPEX).

Además, los proyectos tardan muchos años en concretarse, tal como nos demuestra la Ruta 3.

La otra opción es que pueden optar por más GNL importado. A la fecha existen nueve proyectos de regasificación en funcionamiento, dos en construcción y seis anunciados en estudio. Impensable solo en media década atrás. Este gas es también costoso porque viene de lejos y no lo hace competitivo para las necesidades de la industria en Brasil. La otra alternativa es el gas ya descubierto (shale) en Vaca Muerta y que con explotación eficiente y de escala, muchas empresas han logrado obtener bajos costos de producción como ya se ha demostrado. Adicionalmente, la producción puede levantarse muy rápidamente.

Otro factor, y muy importante, es que al producir petróleo no convencional se produce también gas natural asociado y que básicamente no puede reinyectarse, ni quemarse, ni ventearse. Hay que recordar que el fuerte impulso de Vaca Muerta es la produccion y exportación de petróleo.

Hay tres opciones para llegar con este gas de Vaca Muerta a Brasil. Una es por el sur (Uruguaiana) con nuevas y necesarias inversiones en infraestructura de transporte que necesitan contratos para su financiamiento y puede demorar en concretarse. Pero es una opción y no se la puede descartar.

La otra opción es llevar gas licuado GNL desde puertos argentinos a puertos brasileños y ahorrarse en el transporte. La considero muy difícil por las dantescas inversiones necesarias (en plantas de licuefacción y líneas de transporte dedicadas) y por las aún prevalecientes condiciones macroeconómicas en Argentina.

La opción económica, razonable, oportuna y que requiere inversiones mucho menores es moviendo el gas hacia el norte, desde Vaca Muerta y usando infraestructura que está quedando con capacidad ociosa en Bolivia y Brasil.

Argentina ya ha hecho inversiones para reforzar la evacuación desde Vaca Muerta hacia el mercado interno y en especial al norte del país para reemplazar la declinación de Bolivia. Se necesitarán inversiones adicionales en capacidad de transporte para lograr mayores exportaciones a los mercados del Norte de Chile, por supuesto de Brasil y más delante de Bolivia.

La opción para llevar gas de Argentina a Brasil más inteligente, oportuna, más beneficiosa para todos es la de usar infraestructura existente y hacerlo por los ductos de Bolivia inicialmente. Espero que los actores involucrados en facilitar esta posible integración gasífera estén a la altura de hacerla viable. Se necesitan contratos y que el mercado funcione y para ello regulación y reglas estables, y tarifas predecibles en los tres países para lograrlo. En fin, soñar no cuesta nada y lo seguiré proponiendo y exponiendo

Vía: EL DEBER

DEJA UNA COMENTARIO

¡Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

Artículos relacionados

Las prisas lentas de YPFB

Editorial El País El presidente Luis Arce reconoció el año pasado que en el sector hidrocarburífero se había “tocado fondo”. Fue literal, pero como...

Recuperar una mirada general para reorientar la política de litio

por: Eduardo Paz Gonzáles Las últimas semanas, el litio ha ocupado las portadas de los periódicos por un conjunto de hechos preocupantes: la inoperancia...

La gran estafa en Litiolandia

Por: Gonzalo Chávez El sol en lo más alto de la cordillera anunciaba que sería un día épico. El Gobierno de Litiolandia daría los...

La agonía del litio

Por: Humberto Vacaflor n militante masista se suicidó para no sufrir la vergüenza de las investigaciones que deben establecer las responsabilidades de quienes manejaron...